#CómoSalimosDeEsta

No más derrames, hacia un cambio por el planeta

Publicado: 2022-03-02

Los derrames de petróleo no son más que una parte del problema. Incluso si no hubiera derrames la explotación de petróleo en la selva está afectando zonas silvestres en un momento en que el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente ha dicho que esta afectación es la que está en el origen del crecimiento de las enfermedades zoonoticas. Por otra parte el petróleo, las energías fósiles en general, son uno de los factores determinantes del calentamiento global. Es necesario pasar a energías limpias sí o sí. En general, puesto que las emisiones de CO2 están vinculadas en su mayoría a procesos energéticos, hablar de transición ecosocial y hablar de transición energética en sentido amplio no son sinónimos, pero casi.

Sin embargo el mundo camina en sentido contrario. La compañía petrolera Shell ha multiplicado por catorce (!) sus ganancias en el último trimestre de 2021. Exxon Mobil registra las mayores ganancias en siete años. Repsol no ha registrado mayores problemas a pesar de los evidentes errores en su manejo. Esto muestra lo bien que están organizadas las empresas fósiles. Los gobiernos a menudo tienen poco con lo que oponerse a ellas, especialmente en los países donde se extraen las materias primas. Dado que la facturación anual de algunas corporaciones supera el rendimiento económico de países enteros, esta impotencia no es sorprendente.

La pregunta que sigue es ¿hasta cuándo seguirá este crecimiento? Aunque no queramos producir la transición energética (y hay muchos intereses creados en no producirla) sabemos que los recursos son finitos, se acaban. Cada vez es más necesario intervenir ecosistemas débiles para la producción de petróleo: las zonas hasta ahora silvestres de la Amazonía y los mares están cada vez más afectadas. Cuando comience a faltar drásticamente el combustible no podemos encargarle al mercado el reparto de la energía que haya. El mercado nos asegura una transición caótica, injusta y generadora de desigualdades

Así que hay razones de sobra para comenzar a preocuparnos en una transición energética basada en la planificación social. Sobre todo si entendemos que no se trata solo de cerrar el caño a la petrolera sino de todo un proceso en el que vayamos creando las condiciones para que los vientos, el sol, las mareas remplacen a los fósiles.

En lo inmediato se trata de cambiar las prioridades productivas. Hay rubros que deberían ser sencillamente eliminados, incluso por ser directamente perjudiciales, que va desde la industria armamentista hasta la comida chatarra. Aquellos productos que necesitan publicidad para ser consumidos están declarando que no son necesarios. De modo tal que la propia publicidad puede ser eliminada. Hay rubros en cambio que deberían potenciarse: la educación, la salud, la agricultura familiar.

La agricultura familiar es un eje central de cualquier proceso de cambio. No es casual que uno de los movimientos sociales más fuertes hoy en el mundo sea el de la soberanía alimentaria que supone en primer lugar priorizar la producción agrícola local para alimentar a la población, el acceso de los/as campesinos/as y de los sin tierra a la tierra, al agua, a las semillas y al crédito. De ahí la necesidad de reformas agrarias, de la lucha contra los OGM (Organismos Genéticamente modificados), para el libre acceso a las semillas, y de mantener el agua en su calidad de bien público que se reparta de una forma sostenible

Se necesita que la transición sea planificada. Una transición planificada sería aquella en la cual se detectan unas necesidades (técnicas y sociales), se realiza un análisis de la situación actual, se dibuja el escenario al que se aspira llegar y se traza el camino que nos llevaría a ese escenario. Pero eso no es suficiente, para que sea asegurar la justicia el proceso de planificación debe ser deliberativo y democrático, puesto que tiene que construir un horizonte común. Esto supone, contra el curso que tomaron las experiencias socialistas del pasado, que haya libertad absoluta de organización, prensa, movilización.


Escrito por

Anticapitalistas

Espacio de lucha y reflexión


Publicado en