Camino a la victoria

Acuerdo del Encuentro Anticapitalista

Publicado: 2024-01-24

No vamos a decir que tenemos la receta. Uno puede tener algo de soberbia, pero no hay que exagerar. Aquí apenas 8 ideas, y una más, para caminar hacia la victoria.

1. Que pueda ayudar a la construcción de un sujeto. Las clases no existen solo por el entramado económico. Existen en tanto luchan. Es posible conseguir cambios por acción parlamentaria. Pero, en verdad, el cambio más importante siempre será avanzar en la organización y movilización de los trabajadores. Darles a ellos mismos el protagonismo. Recordar siempre que la liberación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos.

2. Construcción de una agenda. Hay acciones que se quedan en sí mismas, son importantes. Siempre es bueno defender nuestros derechos. Pero mucho más importantes son esas que pueden marcar una continuidad. La lucha destituyente/ constituyente tiene esa virtud. No se agota en si misma, va marcando el camino hacia una agenda social. Eso la diferencia con respecto a la defensa del “presidente Castillo” o “elijamos a fulanito”.

3. Hacer de la lucha constituyente el marco de nuestras diversas banderas. Luchar por la Asamblea Constituyente no supone dejar las peleas contra la privatización del agua, el ecocidio o las libertades democráticas. Todo lo contrario, el motivo principal por el que luchamos por la Asamblea Constituyente es que ella puede recoger nuestras múltiples banderas. Que el poblador de Ventanilla sienta que la mar será más difícil de contaminar con una constitución que protege la naturaleza es clave en el proceso.

4. Que esta agenda sea común. Que pueda ligar las luchas de dos o más frentes. Que cada vez más sectores se unan al ver que sus intereses tienen un punto en común con los del vecino. Que tengan capacidad de contagio.

5. Saber combinar lo político, lo social y lo cultural. En general toda lucha es cultural. Se trata de crear una hegemonía cultural alternativa. Hay que dejar de ver la cultura como un coto privado de los artistas o especialistas. La cultura la vamos construyendo entre todos y los dirigentes políticos o sociales también son agentes culturales.

6. Que tengan avances. Las luchas se gastan si no consiguen triunfos, aunque sean parciales. La destitución de la Fiscal de la Nación es un claro ejemplo. Nos sirvió como muestra de que nuestras movilizaciones pueden tener resultados. Pero, además, abre el camino para otra lucha: porque este avance se mantenga. Es en medio de esta puja que vamos construyendo pueblo organizado y movilizado.

7. Que las organizaciones pervivan en el camino. Que se mantengan en el tiempo, que tengan una proyección hacia el futuro, aunque sea como semilla latente.

8. Tener capacidad de imponer nuestras fuerzas. No se trata solo de pedir y menos de pedir solo aquello que estén dispuestos a dar. En determinados momentos y condiciones hay que avanzar en la imposición de nuestras propias fuerzas. Si, por ejemplo, desde el Estado se avanza hacia una reforma agraria nosotros podemos tomar las tierras.

9. Dejamos este punto para la elaboración colectiva. Escribenos.


Escrito por

Anticapitalistas

Espacio de lucha y reflexión


Publicado en