orgullosa por siempre

A crear una alternativa

Escribe: Daniel Mathews

Publicado: 2022-04-11

Sabiamos que la elección de Castillo traería una polarización social. Por un lado los políticos tradicionales, de "izquierda" o de derecha que no reconocen que su tiempo se acabó. Luego de cinco presidentes con procesos penales abiertos ya nadie cree en ellos. Es notorio que aunque se convoquen nuevas elecciones no serán electos. Pero su política es vacar a cualquiera que se presente en su camino. Hemos tenido 4 presidentes en 5 años. Si hubieran logrado vacar a Castillo hubiéramos logrado el record de un presidente anual. Cuando esto ocurre, cuando la clase política solo puede discutir si se va el presidente o se cierra el congreso, es claro que la crisis no es del gobierno sino del sistema. Es claro que se hace necesario un nuevo pacto social, una Constituyente.

Toledo, Alan, Humala, Castillo. Van 25 años en los que se elige al candidato que propone nueva constitución o regresar a las del 79. Van 25 años en que al día siguiente de ser elegido abandonan la consigna que los llevo al gobierno y se incorporan al juego tradicional. Sin embargo eso no le ha sido fácil a Castillo por varias razones: el afán de vacancia ya instalado por un lado; la radicalidad de su discurso inicial por otro; sus incapacidades y temores.

Además la izquierda institucional no quiso acompañarlo en su pugna contra la derecha. La mayor preocupación de Juntos por el Perú, Nuevo Perú y Perú Libre fue como se repartían los ministerios. Una vez como ministros mantuvieron la misma política que hubiera implementado la derecha. Que Bellido le pida la renuncia a Bejar; que Francke se preocupara por el crecimiento del PBI y no por los índices de desigualdad; que Vásquez retrocediera en el cierre de minas y llegara a servir de relacionista pública a Repsol son muestras de los límites de esta izquierda.

Y, sin embargo, hay vida. Incluso entre los militantes de la izquierda institucional hay quienes no están de acuerdo con sus dirigentes. Dicen "nuevas elecciones" como quien repite la lección aprendida pero si tú les discutes un poco reconocen que Castillo debe terminar su gobierno.

Cuando salimos de lo institucional la vida es aún más rica. Mientras Vásquez repartía las canastas de Repsol un grupo de jóvenes, reunidos en Viernes por el Futuro, convocaron a otras organizaciones y realizaron una marcha contra Repsol. Al comienzo se escuchaba "Fuera Repsol" pero luego se amplió la consigna a "No más petróleo: energías limpias". El 25 de marzo hubo un manifiesto que iba más allá. Era una potente crítica al capitalismo patriarcal depredador. Así, en medio de la crisis sistemica alguien iba más allá del debate sobre vacancia o cierre y proponía  una serie de medidas para que sea la vida la que prime sobre el capital.

Estamos convencidos de que es a partir de las organizaciones y las personas que se movilizaron el 25M, que, como diría el poeta, "son pocas pero son", saldrá una alternativa. 



Escrito por

Anticapitalistas

Espacio de lucha y reflexión


Publicado en